LOS CRISTIANOS MEDIOCRES

01 Jul

comentarios radicalesEn una conversación con mis buenos amigos, el periodista  Pablo Correa y su esposa Dalila alrededor de la falta de contenido ideológico y práctico de cristianos involucrados en asuntos de gobierno, surgió el comentario que una persona, y también “personas”, han hecho acerca de mí: “es demasiado radical”. Esto nos lleva atrás, hace algunos años, cuando surgió una discusión acerca de lo contradictorio, innecesario y errado que podía ser luchar por la igualdad de cultos. Algo que nunca voy a poder promover. Aunque sea partidaria acérrima de la libertad de conciencia y culto, declarar la “igualdad” de creencias no sólo es suicida, es falso que los cultos sean iguales… pero ese es otro tema.  El tema aquí es mi supuesta “radicalidad”.

¿Es posible ser “demasiado radical” como cristiano? Obviamente no.  La redundancia en que la persona que hace el comentario ha incurrido sólo demuestra la mediocridad  con la que se vive un Cristianismo tan aguado que no puede transformar a una sociedad. Y eso es lo que sucede con el Perú, mucha “emergencia”, sin discutir cuán real es, en lo económico… y una corrupción que nos hace sentir impotentes. Pedir igualdad de cultos es menospreciar al Cristianismo, que no es una religión creada por hombres, mucho menos tienen las religiones los mismos resultados que un Cristianismo real, no tradicional, de “congregarse el domingo” como el que tenemos en el Perú. Y  es un asunto acerca de quienes supuestamente tienen una fe bíblica. ¿La tienen?

Para resumir:

  1. El Cristianismo soluciona el problema de la falencia humana de raíz, es por definición, radical. Si Cristo murió, murió de una vez por todas.   No hay lugar a aguar las condiciones de su muerte y sus implicancias… o, para justificar nuestra falta de radicalidad –es decir nuestra mediocridadcrucificaremos a Cristo una y otra vez? ¿Lo crucificamos de a poquitos? ¿Lo resucitamos por etapas?  Absurdo.
  2. En el Cristianismo el fin NO justifica los medios.   Si alguien quiere lograr un espacio para el Cristianismo real en la cultura y en las instituciones sociales, pues eso tiene que darse a través de un proceso largo por una educación, y eso raramente podría ser inmediato.     Porque se trata de un cambio interno de personas desde la base de una sociedad: Familia, educación,  iglesia, el trípode de sustento social, nunca con leyes impuestas desde niveles de gobierno.  ¿Es que el caso trágico de Constantino no ha sido suficiente?
  3. Por lo mismo “radical” no es sinónimo de “inmediato”. Creo que ese es el problema de mi “comentarista”: No entiende que todo cambio realmente radical en la sociedad es un cambio de mentalidad, por lo tanto requiere de un proceso paciente. Calma por favor, nada de inquisiciones a los que se equivocan.   Pero Dios quiere que abramos los ojos. EL CRISTIANISMO ES LA ÚNICA MANERA CIERTA DE VER LA VIDA. Si  no creemos eso… para qué perder tiempo golpeando el pecho los domingos?  Aunque el Cristianismo radical te libera de la golpeada de pecho ¡aaaahhhh!
  4. Quise que esto sea corto, estilo “redes sociales”. Imposible. No sé cómo explicar en un tweet que el cristianismo, radical por naturaleza (quita de raíz el problema del la basura humana) es la única fuente del  IUS NATURAL, el fundamento del Derecho en todo Estado de naciones civilizadas y de los Derechos Humanos. NO HAY OTRA.

QUE VIVA LA RADICALIDAD CRISTIANA

 

 

No comments yet.

Leave a Reply