FINALMENTE ESPAÑA

03 Dec

 

Los análisis políticos que los medios nos alcanzan son muy frecuentemente  superficiales y no van al meollo del tema.  Lo que ha sucedido en las elecciones de Andalucía ayer domingo 2 de diciembre es mucho más que un giro en la coyuntura política, un acto de fastidio por el que  la ciudadanía decide voltear sus preferencias para dar oportunidad a que algún partido cumpla sus promesas. Si hay algo que está sobrando son los cálculos de los escaños que un partido tal o cual pierde o gana, y es importante ir a profundidad en el tema y determinar lo que realmente piensan, sienten y quieren los españoles.
 
El surgimiento de VOX en escena, y el incremento de escaños de Ciudadanos es una muestra  de algo más profundo llamado MATRIZ CULTURAL HISTÓRICA, algo que los promotores del progresivismo quieren ver desaparecer en nombre  de una modernidad mal entendida. Y es la verdad no sólo de España sino de la llamada Civilización Occidental de fundamento judeo-cristiano que también se manifiesta y con mucha más fuerza en países como Austria, Hungría y Holanda, para mencionar sólo los más claros actualmente.  Estamos viendo, que una matriz cultural no desaparece porque sus opositores griten más alto; la matriz cultural de una civilización es algo que cambia muy lentamente y España lo demuestra.  La resurgencia de grupos mal llamados “extrema derecha” confirma que las sociedades europeas no han cambiado tanto como la modernidad pretende en el sentido de abandonar sus valores tradicionales.  Una cosa es adaptarse a la tecnología y otra dejar de pensar, o una es  promover la ciencia y otra pretender que la ciencia no tiene más raíz y sustento que la simple e insuficiente racionalidad humana.
 
 
 Estas elecciones muestran que existe un sector el que probablemente sea mucho mayor de lo que se sugiere en los medios, una sociedad que sostiene principios, creencias firmes y tradiciones y que no vota llegado el momento como desearía debido precisamente a las presiones que obligan a votar no a favor de, sino en contra de lo que de ninguna manera se quiere.   Ya con cuatro años en España he podido observar  que sucede el mismo mal que se da en otros lugares: por supuesto, los votos se han trasladado de la verdadera opción (en este caso VOX)  a partidos de centro derecha –de contenidos ya debilitados por la conveniencia política, pero de todos modos “menos malos”- por temor, por una simple medida de precaución contra un posible predominio de tendencias de extrema izquierda, consideradas fatales y anti Dios por un gran sector que se ve avasallado por el modernismo, que aunque no realmente mayoritario, es  aplastante en los medios influenciados por lobbies.
 
 
Sin triunfalismo. Si los tganadores de Andalucía deciden actuar con inteligencia trabajará en unidad y sus diferentes partidos renunciarán -y aquí tenemos la verdadera prueba de buena intención-  al ego que ya se está mostrando para establecer un frente realmente fuerte y en equilibrio, que será de inmenso beneficio para España. Y con ello tendrá la oportunidad también de levantar la neblina de malentendidos y de reputación falsa que le han infligido los errores y la utilización maligna de la religión por parte de sus instituciones. Por el bien de todos.
 
 
 
Fotos:  VOX triunda en las elecciones de Andalucía, mientras PODEMOS ve el tema sombrío

One Response to “FINALMENTE ESPAÑA”