CRISTIANISMO INFLUYENTE: URGENTE VOLVER A LA FUENTE

03 Jan

Porqué es importante estudiar libros de la Biblia y no “sistemas” obama_biblia

Estaba escribiendo esto sin verdadera convicción de publicarlo. Pero un amigo me envía un “whasup” informándome de una conferencia en Madrid, “Segundo Congreso Europeo – Formando discípulos de Cristo en el mundo de lo político” del 19 al 21 de Enero. El título es largo para mi gusto, y la verdad es que no sólo los que van al “mundo de los político” deben ser formados, la Cristiandad está llamada a ser un Cuerpo que impacte a la sociedad con la luz de Cristo. Por eso ahora envío esto.

En este 2017, la Iglesia evangélica conmemora los 500 años de la Reforma.  Debido a que el Cristianismo es la confesión que más crece en España en estos tiempos y el crecimiento se ubica sobre todo en el sector evangélico, y porque la conmemoración se da frente a los retos que una Europa muy pluralista y sin embargo también cada vez más reacia al Cristianismo le presenta, es oportuno tener en cuenta experiencias del mover que se ha dado en varios lugares del mundo.

Desde la década del 70, en diversos continentes en los cuales un despertar, y mucho más, un florecimiento social parecían imposibles, la Iglesia evangélica ha evidenciado un  proceso contundente de avivamiento y crecimiento en número e influencia. Ese proceso fue claro y hoy, es innegable que la Iglesia cristiana y mayormente representada por el evangelicalismo, tiene un decidido rol en el ámbito del gobierno.

Sin embargo ciertas herencias ajenas a la fuente bíblica de la Iglesia permanecieron intocadas,  obstaculizando la comprensión sobre todo de la solución adecuada a los problemas sociales. De ese legado negativo debemos mencionar,  por su alcance en oscurecer el entendimiento de la visión de nación, el misticismo heredado del pensamiento griego, herencia muy antigua, la que Europa u Occidente Cristianizado han transmitido al resto del mundo a través de olas misioneras a otros continentes o civilizaciones.

Por ello, con una perspectiva entorpecida por una visión almática del evangelio, la Iglesia en muchos lugares no ha sido capaz de responder a los retos y a las necesidades de sociedades aún muy religiosas, pero siempre fatalmente sufrientes. El Nombre de Cristo fue calificado por tanto como opio del pueblo, y lo es ahora, y es comprensible, pero no justificable.

No sólo eso. Una Iglesia que entendió que por  su crecimiento numérico podía ejercer importante influencia en la sociedad, pero carente de debida instrucción, ha incurrido no de manera feliz en arenas antes negadas a los cristianos e inclusive ha sido utilizada de manera penosa por partidos políticos ansiosos de votos, entendiendo la importancia del colectivo evangélico. Creyentes con una visión humanista –la cual alberga desde perspectivas socialistas a liberalismos, o mejor dicho economicismos, insuficientes, ineficaces y divisivos- e igualmente,  provenientes de diversas canteras doctrinales, carecen de un criterio bíblico unificado,  y no sólo contribuyen  a la fragmentación de la sociedad, lo cual es bochornoso ante una ya prejuiciada sociedad, sino a la aparición de iniciativas partidarias inspiradas en la figura de personajes carismáticos sin verdadera fundamentación bíblica, lo cual, lejos de aportar verdaderas soluciones y un mover de Dios en la nación, es completamente perjudicial a la reputación de los creyentes.

 

Esa experiencia nos dice que cuando la Iglesia empieza a ser influyente en la sociedad y a entender su rol en esferas abandonadas por un malentendido, de gobierno y economía, es necesario corregir la perspectiva mística y recuperar para ella una VISIÓN COMPLETA DEL MENSAJE DE DIOS A LAS NACIONES. La Iglesia debe retomar la revelación de la Biblia tal como ha sido dada EN 66 LIBROS. ¿Por qué? Pues claramente porque en cada libro, sobre todo en el AT encontramos un proceso social de aprendizaje, el que incluye aspectos de gobierno, economía, justicia política… incontables aspectos que la Iglesia ha dejado de lado en un proceso lamentable de reemplazar  la revelación de naturaleza relacional entre Dios, personas y naciones, “Dios con nosotros (ahora y aquí)” por  una teología de “sistemas de conocimiento” la cual enfatiza aspectos almáticos de salvación estando despojada de sentido y aplicación práctica. Todo ese contenido es reafirmado en el Nuevo Testamento, tanto por Jesucristo como por los apóstoles.

Es claro que el proceso de la Iglesia en España va hacia caminos antes insospechados. Eventos como el que menciono al inicio, los cuales contarán con la participación de algunos cristianos con un claro entendimiento de “modelo social de la Biblia” nos los muestran.  Es tiempo de enseñar… libros de la Biblia, no sistemas despojados de contenido vital.

No comments yet.

Leave a Reply