Posted on Leave a comment

EL SUEÑO: HISPANOAMÉRICA LIBERAL – Hora de rendención

Escojamos: usar el tiempo para hacer lo que hay que hacer, o seguir con lo que ya es una obvia aberración.

Francisco de Vitoria, Escuela de Salamanca

Milton Friedman, Premio Nóbel de economìa, 1976

La epidemia del covid19 ha actuado en estos días, como el empujón que ha derribado finalmente las pretensiones de que se han estado haciendo las cosas bien. En no pocos países se quemò el pan en la puerta del horno, visión verdadera del poetai, con todo los invertido, recursos y esfuerzos de años. Los gobiernos han incurrido en programas para “salvar” a la economía. Billonarias transferencias de bancos centrales y préstamos a las empresas se anunciaron, pero de inmediato, en Europa y cruzando el Atlántico surgió la indignación: los bancos centrales entregan los fondos a la banca privada para que asigne recursos …a sus propios grupos empresariales, otra vez. Esto por igual en Alemania, Perú o Chile. La explicación del tema es bien simple: las ideas supuestamente “liberales” son una mentira ¿Supuestamente?

Hay algo que finalmente se tiene que decir en voz alta: la libertad política y económica requieren de una sociedad fundada en una moral definida. O finalmente termina todo siendo un típico “discurso sobre PBI” sin explicaciones a quienes no tienen tiempo para sofisticaciones macro-económicas en el sentido de que los elementos de la ecuación del PBI muestran que las injusticias persisten, y éso es precisamente lo que el “liberalismo” actual permite porque es en realidad un esquema de inspiración neo-marxista, materialista, que obvia la importancia de la cultura y en donde sólo se prescribe, para acallar a las masas, un reparto de migajas a través del Estado, que hoy por hoy ha endeudado a los ciudadanos hasta el cuello. Según José Hutter, la deuda soberana actual de los gobiernos no se pagará jamásii.

Y ésto es suficientemente malo para cualquier país, pero para Latinoamérica es fatal, y es el fin de los pretextos de las élites que se creyeron inamovibles. El andamio se derrumbó y la verdad resulta tan evidente, que ahora los gobiernos lo dicen, para no cargar con toda la culpa: las estructuras deficientes de siempre, la desigualdad, la informalidad empresarial, han sido las bases endebles de un bienestar efímero, alegremente consumista; la esposa del presidente de Chile, Cecilia Morel expresó a una amiga “vamos a tener que disminuir nuestros privilegios y compartir con los demás”iii

No es una frase cualquiera. Disminuir privilegios y compartir desde lo fundamental, es precisamente la base del verdadero pensamiento liberal. Estoy hablando de lo que es la verdadera escuela liberal cuya vertiente es el Cristianismo: la defensa de las libertades fundamentales, la limitación de la injerencia de los gobiernos y la convicción de que el mercado libre es el único moral. Añadamos: la libertad económica exige que el “mercantilismo” actual, ese contubernio entre gobiernos y élites empresariales sea confrontado.

Y todas esas condiciones fueron propuestas hace siglos, y aquí está la sorpresa que nos puede motivar a buscar un nuevo camino: No fue Adam Smith primero, ni los liberales austríacos. No, los precursores de esa ideas los podemos encontrar en la España de los siglos XVI y XVII. En efecto la primera escuela liberal de fuente bíblica surgió en universidades como Salamanca o Valencia, con nombres como Francisco de Vitoria, Juan de Mariana, y tantos otros, que sorprende hondamente entender que fueron ellos precisamente quienes inspiraron a quienes ahora creemos “pioneros” del pensamiento liberal. Es cierto que en las condiciones polìticas y religiosas de entonces estos precursores podrìan aparecer muy imperfectos, pero la semilla de la ideas libertarias de la biblia fue de todos modos sembrada en medio de ese ambiente nada propicio.

El pensamiento libertario sentó bases para lo que luego se desarrollaría en otros países, y fue por supuesto barrido por el poder político y religioso de una España en plena contra-reforma, explicándose así no sólo el declive de España como potencia hegemónica europea a partir de esa época, sino esa incapacidad crónica de nuestros pueblos hispanoamericanos para establecer nuestras sociedades sobre bases reales y duraderas.

¿No es entonces momento para, en lugar de seguir obedeciendo a modelos a lo Chicago Boys hacer una reflexión sobre lo que la Historia nos legó como matriz cultural deficiente, y terminemos con el handicap falso, un mal negocio a cambio de lo que pudimos ser y hacer? La memoria de los primeros liberales españoles inspirados en el cristianismo lo amerita, y la Historia no tiene que quedar en un fracaso. Hispanoamérica puede reclamar la verdadera herencia liberal que le pertenece en este tiempo de resurgir de un cristianismo potente. ¿De quién depende?

iDe acuerdo a una frase parte del poema “Los Heraldos Negros” del poeta peruano César Vallejo,

iiJosé Hutter, Crisis, Europa en la Encrucijada 213, Mundo Bíblico, Página 59

iii https://www.infobae.com/america/america-latina/2019/10/22/se-filtro-un-audio-de-la-primera-dama-de-chile-es-como-una-invasion-extranjera-alienigena/