La Sociedad Solidaria III. LAS COSAS EN SU ORDEN

17 Jan

 

…para que así no haya en medio de ti mendigo…

(Dios a Israel en el AT. Deuteronomio 15.4ª)

 

…a los pobres siempre los tendréis con vosotros…

(Jesús a sus discípulos en el NT. Juan 12.8ª)

 

La sociedad sin mendigos de la Biblia no es una utopía, es un mandamiento. Pero Jesús  no condesciende, más bien concede por gracia, dice que siempre tendremos pobres. No es la única materia en el que encontramos “brechas de cumplimiento” entre la ley bíblica y la realidad. Y sin embargo la ley queda[i] , es el estándar de calidad social ineludible y al día de hoy basta con iniciar una cruzada en la web para comprobar que los países que han sostenido al menos algunos aspectos de ese estándar  son sociedades mejores. [ii]

 

En el primer post se ha mencionado primero a la naturaleza de la sociedad solidaria como aquella en donde la distribución de propiedad es la base de la sociedad justa y productiva, una idea muy diferente a la tendencia socialista de hoy de “redistribuir” ganancias cobrando impuestos a través del Estado.  Si un Estado burocrático sostenido con lo que otros producen no es una falsedad peor que la “utopía” es tema amplio por sí mismo. Pero el de la propiedad de todos y cada uno que hizo de Israel una nación de propietarios muy avanzada[iii] y única en el mundo viene seguido de dos cosas pertinentes aquí. Ahora añadamos al concepto de propiedad general dos instrumentos legales: El jubileo de la tierra, o el hecho de que la propiedad podía hipotecarse o entregarse en prenda por un crédito, pero nunca perderse de manera permanente, y el sistema de crédito mismo[iv].  Con estas medidas, y para ser breve, ya que el lector puede leer las citas por sí mismo, tenemos no sólo un sistema social y productivo justo, sino una sociedad en la que se evita el mal que ha causado muchas iras en la historia, la acumulación capitalista.

 

Lo que interesa en este post es precisamente la calidad moral necesaria para cumplir esas leyes.  No embargar propiedades, y desarrollar una banca local con una visión democrática no puede requerir sino una sociedad de notorio carácter moralY es por ello que cuando se trata de impacto del cristianismo no basta con ayudas sociales a los pobres. ¿Quién puede cambiar las estructuras legales de un país para que reflejen un sistema de propiedad universal y protegido?  ¿Y quién toma la tarea en el mundo de la industria financiera completamente ajena al desarrollo local?  Cito aquí a Alejandro Rodríguez, líder en Juventud con una Misión de Argentina y conferencista internacional en nuestra reunión en Burtigny, Suiza, este pasado Noviembre[v]:

 

El corazón del rey esta ven las manos de Dios. Pero nosotros somos los primeros quienes

debemos estar abiertos.  Una autoridad es tan huérfano espiritual como cualquiera sin Dios.

Pero vamos a los pobres porque nos da una posición de dominio. 

Pero es solo parte de la realidad.  Los poderosos también deben ser mirados como necesitados.

 

Conmemorar los 500 años de la Reforma debe llevarnos al redescubrimiento de la visión social de la Biblia en la que

la justicia precede a la caridad

Entender que la Reforma va mucho más allá de la limosna,  un mero alivio al sufrimiento sin cambio de las raíces del problema, de las estructuras injustas de la sociedad. La Ayuda Social de la actualidad muestra la pérdida de contenido bíblico de los creyentes, de una mentalidad que trasciende la esfera eclesiástica y apunta a transformar el entorno inmediato. Estamos otra vez hablando de educación de modo que una generación conecte moral bíblica con profesión, y pueda reformar su sociedad. Nada menos, y a ello se refiere la ley cuando dice “harás así en honor del Señor”[vi]. Quien es cristiano deberá mostrarlo como banquero, gerente, parlamentario o presidente, y además, pero en última instancia, incurrir en obra asistencial. La situación de las cosas hoy nos hace ver que lo que queda es una aspirina para el cáncer, un alivio insuficiente y temporal -con colas de necesitados in crescendo- para tapar la incapacidad de llevar a cabo una Reforma.

.

El post final tratará del marco de la ayuda social, qué y a quiénes, y del problema del olvido del clero.

 

[i] Mateo 5.17-20

[ii] Ver por ejemplo http://www.worldvaluessurvey.org/WVSContents.jsp

https://www.jstor.org/stable/2657288?seq=1#page_scan_tab_contents  entre muchos otros

[iii] I reyes 4.25

[iv] Deuteronomio 15.1-11; Deuteronomio 25.6 y 10; Levítico 25.8-13

[v] https://www.facebook.com/thinktankywam/videos/1461499637238570/ 8-11 Noviembre 2017, Conferencia Think Tank, Burtigny, Suiza

[vi] Deuteronomio 15.2

2 Responses to “La Sociedad Solidaria III. LAS COSAS EN SU ORDEN”

  1. Lily 17 January, 2018 at 9:08 pm #

    Muy correcto, importante y necesario. Estas lecciones las voy a estudiar y dar clases de ellas en La Mision” El Carmen Ica, Peru o usarlo en unos de nuestros servicios, aunque los q assisten a la iglesia todavia no estan a este nivel..Gracias Anita por todo lo q haces y un buen trabajo.

  2. Mirtha Roncal 19 January, 2018 at 11:31 am #

    Gracias por perseverar en hacernos más cercana las verdades bíblicas tan olvidadas en nuestras sociedades y gobiernos. Ya sería hora de un ciclo de estudios, yo me apunto.
    .

Leave a Reply